Todo lo que debes saber sobre los sustitutos del azúcar

Por ley, la FDA tiene que evaluar la inocuidad de todo aditivo alimentario nuevo antes de que pueda comercializarse.
Edulcorantes.
Hebi B/Pixabay.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

Ya sea para reducir el número de calorías o cualquier otro motivo, algunas personas usan sustitutos del azúcar —también llamados edulcorantes de alta intensidad— para endulzar y dar sabor a sus alimentos.

Pueden usarse por sí solos para endulzar alimentos y bebidas, tales como el té helado o el café, o como un ingrediente en otros productos. En el mercado hay diversos sustitutos del azúcar para elegir.

«A los sustitutos del azúcar se les llama de ‘alta intensidad’ porque una pequeña cantidad pega fuerte en lo que a dulzura se refiere», explica el capitán Andrew Zajac, del Servicio de Salud Pública de Estados Unidos y director de la División de Evaluación de Peticiones de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés).

Según el Cap. Zajac, a diferencia de los edulcorantes como el azúcar, la miel o la melaza, los de alta intensidad añaden pocas o ninguna caloría a los alimentos. Además, en general, los edulcorantes de alta intensidad no elevan el nivel de azúcar en la sangre.

¿Cómo sabemos que un sustituto del azúcar es seguro?

Por ley, la FDA tiene que evaluar la inocuidad de todo aditivo alimentario nuevo antes de que pueda comercializarse.

El proceso inicia cuando una empresa envía una petición procurando la aprobación de la FDA para algún aditivo alimentario; se hace una excepción para las sustancias “generalmente consideradas seguras” o GRAS (por sus siglas en inglés).

Los expertos generalmente consideran estas sustancias como seguras en las condiciones de uso indicadas. Por tanto, están exentas de pasar por el proceso de aprobación de los aditivos alimentarios.

El Cap. Zajac explica que los científicos de la dependencia examinan todas las pruebas presentadas por la empresa para asegurarse de que el producto sea seguro.

Se comercializan:

  • Neotame (o Newtame, por su nombre comercial).
  • La sacarina, descubierta y utilizada por primera vez en 1879, antes de que el procedimiento para la aprobación de los aditivos alimentarios entrara en vigor en 1958. Entre sus marcas comerciales están Sweet’N Low.
  • El aspartame, que fue aprobado por primera vez para su uso en 1981. Entre sus marcas comerciales están Equal. El acesulfamo k (o ace k), que fue aprobado por primera vez para su uso en 1988. Entre sus marcas comerciales están Sweet One.
  • La sucralosa, que fue aprobada por primera vez para su uso en 1998. La marca comercial es Splenda.
  • Además de los seis edulcorantes de alta intensidad que están aprobados por la FDA como aditivos alimentarios, la dependencia ha recibido, y no ha puesto en tela de duda, avisos GRAS para dos tipos de edulcorantes de alta intensidad a base de plantas o frutas. Ciertos esteviósidos obtenidos de las hojas de la planta estevia (Stevia rebaudiana (Bertoni) Bertoni) y extractos de la fruta Siraitia grosvenorii Swingle, también conocida como luohan guo o la fruta del monje.

¿Dudas sobre sustitutos del azúcar? Habla con un profesional de la salud

Aunque estos edulcorantes de alta intensidad se consideran inocuos para los usos indicados, algunas personas pueden ser especialmente sensibles o presentar reacciones adversas a cualquier sustancia alimenticia. Los consumidores deben compartir con su profesional de la salud cualquier inquietud que tengan sobre las reacciones negativas a los alimentos.

La FDA insta a los consumidores a denunciar cualquier efecto adverso a través de MedWatch, su programa de información de seguridad y denuncia.

CalaBienestar.news by Ismael Cala

Suscríbete

Únete a nuestra red y no te pierdas de toda la información del mundo de bienestar, salud y liderazgo
Te puede interesar:

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

Contenido Patrocinado

Otras publicaciones:

Forma parte de nuestra comunidad de bienestar

Ismael Cala Bienestar