Nicotina y metástasis del cáncer de seno: una relación peligrosa

El salidrosido, un compuesto natural que se encuentra en la planta 'Rhodiola rosea', redujo la incidencia en pruebas con ratones.
Nicotina
Tumisu/Pixabay.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

La nicotina y la metástasis del cáncer de seno tienen una relación peligrosa. Científicos de la Facultad de Medicina de Wake Forest (Estados Unidos) han descubierto que la nicotina favorece la propagación de las células del cáncer de seno a los pulmones.

La relación entre el consumo de cigarrillos y el cáncer es bien conocida. El papel de la nicotina, una sustancia química no cancerígena, en la metástasis de mama a pulmón, es un área en la que se necesita más investigación.

«Nuestros datos muestran que la exposición a la nicotina crea un entorno en los pulmones que es propicio para el crecimiento metastásico», explica Kounosuke Watabe, autor principal del estudio.

Esta investigación se ha publicado en la revista científica Nature Communications.

Este entorno se denomina nicho premetastásico, que atrae a los neutrófilos pro-tumorales, un tipo de células inmunitarias. El nicho premetastásico libera una proteína llamada lipocalina 2 activada por STAT3 (LCN2) de los neutrófilos para inducir el crecimiento metastásico.

Nicotina y metástasis del cáncer de seno: fumadoras o ex fumadoras

El equipo estudió primero a 1.077 pacientes con cáncer de mama. Así descubrió que las fumadoras o ex fumadoras tienen una mayor incidencia de metástasis en el pulmón. Esto, en comparación con las pacientes que nunca han fumado.

A continuación, utilizando un modelo de ratón de metástasis de cáncer de mama, descubrieron que la exposición persistente a la nicotina genera un microambiente inflamatorio en los pulmones. Este se caracteriza por una afluencia de neutrófilos activados para crear un nicho premetastásico.

Incluso después de dejar la nicotina durante 30 días, la incidencia de metástasis a distancia no se redujo. Esto que sugiere un riesgo continuo para las pacientes con cáncer de mama que son ex fumadoras.

La planta ‘Rhodiola rosea’, clave en el tratamiento

Los investigadores también buscaron un fármaco que pudiera bloquear esta acumulación de neutrófilos. Así identificaron el salidrosido, un compuesto natural que se encuentra en la planta ‘Rhodiola rosea’.

El compuesto, con propiedades antiinflamatorias, anticancerígenas y antivirales, disminuyó significativamente el número de neutrófilos pro-tumorales. Posteriormente, redujo la incidencia de las metástasis pulmonares en ratones.

«Según estos resultados, las pacientes con cáncer de mama deberían optar por programas para dejar de fumar que no utilicen productos de sustitución de la nicotina», dice el estudio.

Además, «los hallazgos muestran que el salidroside puede ser un fármaco terapéutico prometedor para ayudar a prevenir la metástasis pulmonar del cáncer de mama inducida por el tabaquismo».

CalaBienestar.news by Ismael Cala

Suscríbete

Únete a nuestra red y no te pierdas de toda la información del mundo de bienestar, salud y liderazgo
Te puede interesar:

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

Contenido Patrocinado

Otras publicaciones:

Forma parte de nuestra comunidad de bienestar

Ismael Cala Bienestar