Paulo Coelho: «Aprendes la esencia de la vida prestando atención a las cosas simples»

El afamado autor brasileño responde a preguntas sobre su nuevo libro El Arquero (Vintage Español, 2020), una fábula sobre la amistad y la concentración.
Paulo Coelho El Arquero libro
Paulo Coelho/ONU.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

El autor brasileño Pablo Coelho, famoso por sus reflexivos libros, responde a preguntas sobre su nueva obra El Arquero (Vintage Español, 2020), una fábula sobre la amistad y la concentración.

Tú mismo eres un arquero. ¿Qué te atrajo a ese deporte?

Cuando era joven, pensaba que era algo muy elegante. Y me dije: Un día, voy a hacer eso. Así que comencé a vivir en los Pirineos, donde tenía una casita, y conocí a alguien por casualidad. Esa persona empezó a enseñarme cómo usar el arco y las flechas, y las nociones básicas de la arquería.

Se trata de ir desde una tensión extrema a un relajamiento total, en el momento mismo en que abres la mano. Y realmente es elegante, porque necesitas la postura para disparar bien. Se trata de aprender cómo concentrarte, y hacer este tipo de ejercicio, no por hacer ejercicio, sino por hacer algo que quieres hacer. Así que aprendí.

¿Cómo se reflejaron tus experiencias con la arquería al escribir este libro?

En cierta forma, fue un análisis de mi experiencia con la arquería. Y por supuesto, tenía un hilo conductor, una historia. Al leerlo, aprendes todo lo que yo aprendí, todo lo que necesitaba.

Disparar las flechas no es simplemente dar en el blanco, sino realmente tratar de ver el mundo a través de la flecha. El momento de tensión total antes de abrir la mano, la conexión. Si das o no en el blanco es irrelevante. Pero lo que es relevante es convertirte en la flecha, en el arco, y en el blanco mismo.

¿Hubo una experiencia en particular que te inspirara a escribir El Arquero?

Un día estaba sentado en mi casa en los Pirineos, y pensé cuán increíble era la arquería, y quise escribir un libro sobre mi experiencia. Quise escribirlo cuando menos para mí, para leerla, o para condensarla para mí mismo. Traté de enseñarme a mí mismo lo que había aprendido por instinto. A veces, cuando aprendes, tienes que sentarte y entender qué fue lo que aprendiste.

¿Cómo piensas que Santiago de Compostela ha influido en tus libros, y específicamente en este?

Santiago de Compostela es esto: conoces el blanco, y vas hacia él. Me influyó mucho, en el sentido de que sabía que tenía que concentrarme en un punto y seguir adelante.

El Arquero proporciona directrices simples para una vida bien vivida. ¿Piensas que una fábula o alegoría es la manera más efectiva de enseñar lo que has aprendido sobre las verdades esenciales de la vida?

(Risas) De hecho, la vida es simple. Nosotros nos complicamos demasiado. Y una fábula o alegoría les habla a esas partes ocultas dentro de nosotros mismos.

Aprendes la esencia de la vida prestando atención a las cosas simples que te rodean. Esta es básicamente la idea de El Arquero. Hablo de todo, desde la amistad hasta más allá: la importancia del arco, la importancia de la concentración. Al final del día, es la vida. Aprendes viviendo tu vida a plenitud.

¿Alguna vez tuviste un mentor como Tetsuya? Si así fue, ¿qué enseñanzas aprendiste?

No en el sentido metafórico que uso en mi libro. Tuve un mentor en el sentido de que necesitaba aprender lo básico acerca de cómo disparar, cómo evitar hacerme daño a mí mismo. Le estoy muy agradecido porque fue quien me enseñó lo que sé. Pero como dije, al final del día aprendes al hacer algo. Algo que amas.

Así que realmente no necesitas un mentor: solo necesitas conocer los pasos. Una vez que das los pasos, puedes seguir adelante, y los repites y los repites hasta que un día, no es que se vuelva automático, sino que, en cierta manera, tu subconsciente toma el control y continúa a partir de ahí.

¿Tratas de seguir el ejemplo de Tetsuya cuando eres el mentor de los jóvenes escritores?

No soy mentor de los jóvenes escritores. ¿Quién soy yo para enseñarle algo a alguien? Por supuesto, recibo invitaciones para dar clases magistrales, pero nunca acepto, porque no tengo nada que enseñar. Pienso que escribir es una experiencia en y de sí misma.

¿Puedes hablarnos de las influencias espirituales y religiosas en tu obra literaria? ¿Qué sientes de que El Alquimista sea usado por tantos lectores como una guía espiritual? ¿Piensas que los lectores se volverán hacia El Arquero de la misma forma?

Por supuesto, espero que, en los pasos de El Arquero, la gente verá el mismo viaje que existe en El Alquimista. Claro que ambos son diferentes. El Alquimista es un libro de viajes, y aunque El Arquero lo es también, tengo la esperanza de que la gente use a El Arquero para que les ayude a aprender las nociones básicas de la vida. Realmente lo espero.

¿Qué esperas que los lectores obtengan de El Arquero?

Es imposible decir lo que él o ella espera, porque todos los lectores experimentan el libro en distintas formas. Recibo muchas cartas acerca de mis libros, y a veces, la gente ve cosas que yo no veo, y me hablan sobre ellas. A mí me da mucho gusto leerlas, porque aprendo de ellas. Aprendo con ellas acerca de mí mismo.

CalaBienestar.news by Ismael Cala

Suscríbete

Únete a nuestra red y no te pierdas de toda la información del mundo de bienestar, salud y liderazgo
Te puede interesar:

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

Contenido Patrocinado

Otras publicaciones:

Dieta vegetariana.
Estilo de Vida

Beneficios de la dieta vegetariana

Una dieta vegetariana bien planeada puede proporcionarte todos los nutrientes que necesitas. Disminuir la cantidad de carne puede mejorar tu salud.

Forma parte de nuestra comunidad de bienestar

Ismael Cala Bienestar