John Maxwell: «Cada milagro comienza con un problema»

Imperdible. El mayor experto mundial en liderazgo habla con Ismael Cala sobre cómo conseguir el éxito y convertir los obstáculos en oportunidades.
Ismael Cala y John C. Maxwell/CE.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

John Maxwell es un nombre en mayúsculas. Lo conocí a través de sus libros, que son manuales imprescindibles para cualquier líder. Un día me sorprendió otorgándome un premio en un certamen anual sobre liderazgo, y pronto conectamos. Sus ideas, su seguridad y la fuerte convicción que emana de sus palabras, no dejan indiferente a nadie. «The New York Times» lo ha considerado el instructor y orador número uno. No es para menos. Nadie mejor que John Maxwell para responder a preguntas sobre problemas, milagros, obstáculos y oportunidades.

Estamos ante la primera autoridad mundial en temas de liderazgo. Ha vendido más de 25 millones de libros en 50 idiomas y ha formado a más de cinco millones de personas en 185 países. Sus datos son impresionantes, pero mejor es escucharle hablar. Lo recibí en mi oficina de Miami para grabar juntos un curso. Allí aproveché para preguntarle cómo convertir los obstáculos en oportunidades.

John, ¿por qué los seres humanos nos frenamos ante los obstáculos?

Es algo que tenemos todos, forman parte de nuestra vida. Sídney Harris asegura que cuando escucha a alguien decir que la vida es dura, siempre se pregunta: ¿comparada con qué? ¡Vivir es difícil! Todos tenemos problemas y fracasos en nuestra vidas.

La pregunta no es si tendré retos o si voy a fracasar, sino si voy a aprender. Yo lo llamo «fallar hacia delante».

¿Y cómo podemos aprender a convertir esos obstáculos en oportunidades?

Primero, nos obcecamos en cambiar las circunstancias. No debemos hacer eso, tenemos que enfocarnos en nosotros mismos. La mayoría de la gente se concentra en el mundo exterior, en lugar de trabajar en su mundo interior. Lo que realmente necesitamos cambiar en la vida es nuestra manera de pensar. Si pensamos correctamente, todo lo demás comienza a salirnos del mismo modo.

Eres uno de mis grandes mentores. ¿Tú también tienes mentores?

¡Claro! He estudiado a gente exitosa durante 40 años. Y así he llegado a la conclusión de que la brecha más grande entre la gente exitosa y la no exitosa está en la manera de pensar.

Déjame que te cuente una historia. Cuando mi padre celebró con mi madre sus 50 años de matrimonio, fuimos con toda nuestra familia a Hawái. Una noche estábamos los dos solos y le pregunté si él siempre había sido positivo.

Me dijo: «no, hijo, yo era un poco melancólico y negativo. Pero crecí en un pueblo pequeño. Todos éramos pobres excepto tres familias. Y yo hacía mandados para esas tres familias. Regresando del colegio, me cambiaba e iba a sus casas. Veía a esta gente y me preguntaba por qué eran exitosas cuando los demás no estábamos bien».

Llegué a la conclusión de que el pensamiento de esas tres familias era diferente al nuestro. Después de que me lo contara, me propuse estudiar cómo piensa la gente exitosa.

Aprendí dos cosas de mi padre esa noche. Que la gente exitosa piensa diferente y que las personas pueden cambiar su forma de pensar. Durante los siguientes cinco años estudié a las personas exitosas y su forma de pensar.

He identificado 11 habilidades de pensamiento, que solo la gente exitosa practica. Y enseñándolas, he visto a gente que nunca ha experimentado el éxito en sus vidas convertirse en personas positivas, gracias a esta habilidad de pensamiento.

Me encantaría conocerlas. ¿Podrías compartir alguna de las habilidades?

Por ejemplo, el pensamiento altruista. Nacemos con una manera un tanto egoísta. Hay que dejar de enfocarse en sí mismo y ver cómo agregar valor. Esa es la clave. Tienes que perderte a ti mismo para encontrarte.

¿Hay prácticas que podamos hacer cada día?

Sitúa los obstáculos y errores en perspectiva. Lo bueno es que no son permanentes ni definitivos. Frente a ellos podemos hacer dos cosas: aprender y dejar que nos enseñen, de manera que no los repitamos. O, tristemente, lo que la mayoría hace: simplemente dejarlos huir del lugar de los hechos. Si abandonas tus fracasos, nunca aprenderás de ellos, los repetirás.

Ante un fracaso tenemos grandes oportunidades…

Tenemos que entender cómo funcionan. Cada obstáculo nos da la oportunidad de encontrar un nuevo camino, de probar una nueva manera de aprender una habilidad, de crecer a partir de una nueva experiencia. Cada milagro comienza con un problema.

Eres una persona de fe. ¿Cómo la relacionas con el liderazgo?

Cuando lees los milagros en la Biblia, existe solo una cosa que todo milagro tiene en común: el hecho de que comienza con un problema. No existe un milagro sin un problema, y esto me encanta.

Desde el momento en el que tienes un problema, ya eres candidato a que una cosa buena te suceda. Así que, cuando veo un problema, ya no digo: «Dios mío, otro problema». Ahora digo: «Esta es una oportunidad para mí de recibir un milagro».

Consideras que hay 11 secretos para convertir los obstáculos en oportunidades. Hablemos de algunos. Por ejemplo: «Adquiere la sabiduría del pensamiento global».

Es clave porque se trata de perspectiva, te da claridad, y ésta te ayuda a tomar decisiones, a alinear tus sueños con tus acciones. Cuando tienes un pensamiento global, eres más rápido, más fuerte y mejor.

Otro de los secretos es «libera el potencial de pensamiento concentrado»…

Mi amigo Tony Robbins dice que nuestro enfoque está relacionado con el flujo de energía. En lo que te enfoques es lo que te da energía. Así el pensamiento concentrado elimina las distracciones, remueve la basura mental.

¿Cómo podemos reconocer la importancia del pensamiento realista?

Muchas personas basan su vida en pensamientos ilusorios, y eso solo los conduce a sueños imposibles. El pensamiento realista te ayuda a tener una base sólida. Si tienen un sueño muy alto, deben tener una base de pensamiento realista sobre la que puedan construir.

Con el pensamiento realista también debemos tener en cuenta el reflexivo. ¿Qué lecciones nos enseña?

No estoy de acuerdo con que «la experiencia es la mejor maestra». En cambio, sí lo es la experiencia evaluada. La habilidad de tomar una experiencia y evaluarla. Ahí es cuando el pensamiento reflexivo llega. Yo te enseño cómo tomar la experiencia, reflejarte en ella y sacarle lo mejor para ayudarte a ser exitoso.

Y como John Maxwell tiene respuesta sobre cómo convertir problemas en milagros, me gusta especialmente este secreto para convertir obstáculos en oportunidades: «promueve participación en el pensamiento compartido».

¿Cómo se tiene una gran idea? Es el resultado de varias ideas buenas. Si tú compartes conmigo una buena idea y yo te comparto otra, entonces tendremos dos. Las grandes ideas son el resultado de un pensamiento compartido. Mucha gente tiene buenas ideas, pero serían excelentes si aprenden a encontrar buena gente con quien compartirlas.

Hay tantas personas que quieren ser más exitosas, pero no saben cómo. Gente educada y trabajadora, que no está desarrollando todo su potencial. Puede ser frustrante…

Todos quieren crecer, ser mejores. Trabajo con mucha gente que ha llegado al tope, quieren tener una mejor vida y quieren dejar un legado, pero les está resultando difícil. Son buenos, listos y exitosos, pero todavía no han comprendido que solo a través de un cambio de pensamiento, llegarán al nivel de éxito que desean.

De hecho, míralo de esta manera. Un pensamiento malo es la tapa. No importa lo alto que quieras llegar. Si tienes una tapa de mal pensamiento en tu vida, no alcanzarás tu potencial. La buena noticia es que soy un levantador de tapas. Sin ella, puedes llegar a un nuevo nivel.

CalaBienestar.news by Ismael Cala

Suscríbete

Únete a nuestra red y no te pierdas de toda la información del mundo de bienestar, salud y liderazgo
Te puede interesar:

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

Contenido Patrocinado

Otras publicaciones:

Forma parte de nuestra comunidad de bienestar

Ismael Cala Bienestar