El mindfulness alivia el dolor en mujeres que han superado un cáncer de seno

Una investigación demuestra sus beneficios, convirtiéndose en un método no invasivo contra el dolor.
Mindfulness
Karolina Grabowska/Pexels.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

Una noticia científica de gran valor: el mindfulness alivia el dolor en mujeres que han superado un cáncer de seno. Un estudio de la Universidad de Ottawa (Canadá) indica que practicar mindfulness beneficia el cerebro de las mujeres que han superado este cáncer.

Las pacientes sufren dolor neuropático derivado de los tratamientos, una patología crónica que afecta entre el 20 y el 50 por ciento de estas mujeres.

«El dolor neuropático es un efecto secundario muy común de la quimioterapia y de otros tratamientos indicados para el cáncer de mama», explica la autora, Andra Smith.

Y añade que las medicinas para tratar este dolor no siempre funcionan y, por tanto, la calidad de vida de la paciente, así como las habilidades cognitivas y su bienestar, pueden verse reducidos.

Mindfulness, una técnica contra el dolor infravalorada

Hasta ahora, se sabía de los beneficios del mindfulness para ayudar a la relajación y la concentración, pero esta técnica a veces se infravalora al ser considerada «una moda».

Sin embargo, la investigación demuestra que sus beneficios van más allá, convirtiéndose en un método no invasivo para ayudar a aliviar el dolor.

«El dolor es algo que la gente teme, y muchas personas se encuentran con importantes problemas secundarios, debido al uso de medicamentos para el dolor, incluyendo problemas de salud mental», expone Smith.

«La atención mental tiene un efecto neurofisiológico que puede alterar la percepción del dolor», añade.

Beneficios en ocho semanas

Los investigadores observaron el impacto de un programa de ocho semanas de prácticas de mindfulness. Se basaron en la reducción del estrés sobre la reactividad emocional, en una muestra de mujeres víctimas de cáncer de mama y que padecían este dolor.

Mediante una imagen por resonancia magnética, reunieron datos sobre la salud de la materia blanca, la actividad cerebral durante el procesamiento de textos relacionados con el dolor emocional y durante el estado de reposo.

A las mujeres con dolor neuropático se les tomaron imágenes antes y después del programa. Luego se compararon parámetros como el dolor, la calidad de vida y las imágenes entre los dos grupos y dentro del grupo, antes y después de la práctica del mindfulness.

Tras analizar los resultados, estos mostraban una mejora significativa de la salud cerebral, así como en la percepción del dolor.

«Observamos importantes reducciones en la actividad cerebral en relación con los ejercicios de mindfulness en las regiones relacionadas con el dolor, la regulación emocional y el procesamiento cognitivo», explica la profesora.

Y continúa: «tanto la severidad del dolor como la interferencia del mismo, para el grupo que practicaba mindfulness, se redujeron significativamente después del entrenamiento de 8 semanas».

El estudio demuestra que hay opciones de tratamientos complementarios posibles para tratar el dolor producido por el cáncer, como el mindfulness.

«Si se usa adecuadamente, la información que hemos publicado puede mejorar la salud, y podría incluso reducir los costes sanitarios, así como algunos de los problemas relacionados, sobre todo aquellos que tienen que ver con la salud mental», ha concluido Smith.

CalaBienestar.news by Ismael Cala

Suscríbete

Únete a nuestra red y no te pierdas de toda la información del mundo de bienestar, salud y liderazgo
Te puede interesar:

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

Contenido Patrocinado

Otras publicaciones:

Forma parte de nuestra comunidad de bienestar

Ismael Cala Bienestar