¿Cuál es la conexión entre diabetes, insuficiencia renal y presión alta?

Los médicos dicen que es clave entenderla para reducir sus riesgos.
cuerpo humano
Gerd Altmann/Pixabay.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

¿Cuál es la conexión entre diabetes, insuficiencia renal y presión alta? Se trata de una amenaza de salud por triplicado que enfrentan decenas de millones de estadounidenses. Sin embargo, pocos piensan en ellas sino hasta que se ven forzados a tomarlas en cuenta.

Incluso entonces, muchas personas tienen dificultad para realmente comprender la interrelación entre la diabetes, la alta presión arterial y las enfermedades de los riñones. Sin embargo, los médicos dicen que es clave entenderla cuando alguien desea reducir sus riesgos de padecer estas afecciones, o ya las tenga, y que lo mismo corresponde a sus familiares que los ayudan a sobrellevarlas.

Es especialmente importante para las personas que podrían beneficiarse de los medicamentos nuevos, pero enfrentan obstáculos que retrasan su administración.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), más de 34 millones de personas en Estados Unidos tienen diabetes, lo cual representa aproximadamente un 10,5% de la población. La mayoría de los casos es de diabetes Tipo 2, la que surge en la adultez.

Cuando alguien tiene diabetes no puede producir o utilizar la insulina debidamente. Eso hace que suban los niveles de azúcar en la sangre y se propicien distintas complicaciones en el cuerpo.

Un círculo vicioso

El Dr. Vivek Bhalla, profesor asociado de medicina y nefrología de la Facultad de Medicina de la Universidad Stanford en California, lo resume de esta forma: «La diabetes puede afectar los vasos sanguíneos pequeños y eso puede ocasionar hipertensión y luego dar lugar a la insuficiencia cardíaca».

Puede ser un círculo vicioso, dijo Bhalla, exdirector del consejo de la American Heart Association sobre el lugar que ocupan los riñones en las enfermedades cardiovasculares.

La diabetes hace que los riñones filtren sangre de manera menos eficiente. Asimismo, la enfermedad hace que los vasos sanguíneos se endurezcan y eso propicia la alta presión arterial.

También añadió que la alta presión arterial acelera la insuficiencia renal de la misma forma en que una llama se aviva al añadirle combustible. A su vez, eso empeora la alta presión que se considera como raíz de muchos problemas relacionados con el corazón.

Gran parte de ese ciclo va ocurriendo de manera invisible, agregó Bhalla.

«La mayoría de las personas con diabetes Tipo 2 no reciben un diagnóstico ni comienzan a tomar medicamento sino hasta unos cinco años después de haberse iniciado la enfermedad», dijo. «La alta presión arterial es famosa por ser un ‘asesino silencioso’ y la insuficiencia renal no tiene síntomas sino hasta que llega casi a su etapa final».

De acuerdo con los CDC, aproximadamente un 37% de los adultos en Estados Unidos diagnosticados con diabetes también tiene insuficiencia renal crónica. La Fundación Nacional del Riñón calcula que hasta un 40% de las personas con diabetes de Tipo 2, desarrollará insuficiencia renal eventualmente.

Una nueva generación de fármacos para la diabetes podría mejorar la situación de manera radical.

Unos de ellos, conocidos inhibidores del cotransportador de sodio y glucosa Tipo 2 (SGLT2), funcionan al prevenir que el azúcar (la glucosa) se absorba en los riñones. Otro, los antagonistas del receptor GLP-1, imitan a una hormona que ayuda al páncreas a producir insulina. Ambos promueven y apoyan los niveles saludables de glucosa en la sangre.

Estos fármacos son «terapias que cambian el juego», dijo la Dra. Janani Rangaswami, directora del grupo que redactó la declaración científica de la AHA sobre estos medicamentos y que se publicó en el ejemplar de septiembre del boletín Circulation.

No solo reducen drásticamente las muertes por enfermedades renales, sino que en los estudios se ha mostrado que pueden reducir las tasas de insuficiencia cardíaca, ataques cerebrales y muertes a causa de los problemas cardiovasculares.

CalaBienestar.news by Ismael Cala

Suscríbete

Únete a nuestra red y no te pierdas de toda la información del mundo de bienestar, salud y liderazgo
Te puede interesar:

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

Contenido Patrocinado

Otras publicaciones:

Forma parte de nuestra comunidad de bienestar

Ismael Cala Bienestar